Está ubicado en la zona posterior-inferior del cerebro, por detrás de los lóbulos temporal y parietal. Hay un lóbulo occipital por cada hemisferio cerebral. Tiene la forma de una pirámide de tres lados y es el centro de la visión de la 


corteza cerebral. Los surcos de esto lóbulo presentan variaciones de unos individuos a otros pero los más frecuentemente observados incluyen el transversal occipital, el lateral occipital y el semilunar. Las circunvoluciones son también muy variables, pero generalmente dividen la mayor parte del lóbulo occipital en las circunvoluciones superior y occipital lateral inferior. El surco parieto-occipital, que ayuda a formar la frontera entre los lóbulos parietal y occipital, es el arco parieto-occipital. La superficie media del lóbulo occipital está marcada por la cisura calcarina y el surco parieto-occipital, que constituyen los límites del lóbulo en forma de cuña llamado cuña.

La región de Peristriate del lóbulo occipital está involucrada en el procesamiento visual espacial, discriminación del movimiento y discriminación del color. (Westmoreland et al., 0994). Un daño en un lado del lóbulo occipital podría causar la pérdida homónima de visión con exactamente el mismo campo cortado dentro de ambos ojos. Una herida en un lado del lóbulo occipital podría causar la pérdida homónima de visión con exactamente el mismo campo cortado dentro de ambos ojos. Los trastornos del lóbulo occipital pueden causar alucinaciones e ilusiones visuales.
El lóbulo occipital no solamente es responsable de la recepción visual, sino que también contiene áreas de asociación que ayudan al reconocimiento de figuras y colores.

Anuncios